Main Content
  1. ¿Qué queremos decir por bienestar emocional?

    El bienestar emocional se refiere a la gama completa de emociones, comportamientos, ideas y relaciones, en este caso, de un niño o adolescente. El bienestar emocional es comparable al del bienestar físico, donde el lado saludable del espectro significa que su cuerpo y mente están trabajando para realizar las tareas y funciones que debe llevar a cabo para sentirse cómodo y capaz.

    El objetivo aquí es asegurarse de tener las herramientas para ayudar al niño a sobrellevar la gama completa de experiencias que la vida le presenta, de forma tal que apoyen mejor su bienestar emocional.

  2. ¿Por qué es importante el bienestar emocional de mi niño para su desarrollo?

    El bienestar emocional afecta todos los aspectos de la vida de un niño. Aprender a cuidarse a sí mismos y desarrollar empatía es crucial para su crecimiento y educación, por lo que enseñar a los niños a reconocer, manejar y expresar sus emociones de una manera saludable influirá positivamente en su vida en más formas de las que te puedas imaginar. Cuando reconocen y comunican sus sentimientos, su camino para aprender y desarrollar las habilidades que necesitan para tener éxito se vuelve mucho más fácil.

  3. ¿Por qué es importante hablar con nuestros niños sobre su bienestar emocional?

    Al hablar con nuestros niños sobre su bienestar emocional, los estamos ayudando a desarrollar un vocabulario para describir sus sentimientos. Hablar sobre el bienestar emocional también les enseña que entender sus sentimientos es una habilidad importante para la vida, que es bueno escuchar a los demás y hablar sobre cómo nos sentimos. Recuerda que hablar libremente y con frecuencia sobre cosas "pequeñas" ayuda a mantener la puerta abierta para conversar sobre cosas "grandes" cuando suceden; eso les ayudará a estar al servicio de las personas importantes en su vida en el presente y el futuro.

  4. ¿Por qué mi niño no habla sobre su bienestar emocional?

    El hecho de que un niño tenga dificultades para hablar sobre sus sentimientos no significa que no quiera hacerlo. Puede tener dificultad para confiar y abrirse a los adultos, o puede experimentar un sentido de lealtad hacia los amigos y no querer hablar sobre un tema en particular que los involucre. Cualquiera que sea la razón, lo mejor que puedes hacer es crear, con delicadeza y paciencia, el espacio para que pueda hablar contigo. Trata de explicarle responsablemente cómo te hacen sentir determinadas situaciones para que él/ella vea en ti un modelo a seguir cuando quiera abrirse.